En busca de la luz es una adaptación de la novela La ciudad de la oscuridad de Jeanne DuPrau. Una interesante película que nos acerca a la alegoría de la caverna de Platón.
Basada en un futuro postapocalíptico, los habitantes de una ciudad subterránea llevan más de doscientos años sin ascender a la superfice debido a una guerra nuclear y el peligro que conlleva la radiación.
Sin embargo, los protagonistas del film Lina y Doon, inician sus particulares pesquisas fruto de inquietudes que viven, y que en cierto modo se manifiestan por la no aceptación de lo vigente de esa ciudad subterránea, y progresivamente van encontrando argumentos para dudar de que la verdad impuesta en la ciudad, sea la verdadera verdad de la vida.

La película está bien llevada y no resulta ni extremadamente sorpresiva, ni tampoco aburrida. No está a la altura de las actuales películas de ciencia ficción o fantasía, donde parece que los efectos especiales mandan más que el propio guión o argumento. En "En busca de la luz" encontraremos ingenuidad y un cierto encanto. Pero, sin duda, es uno de los films que despiertan la imaginación hacia la caverna de Platón y el significado intrínseco que según Platón, debe reconocerse el ser humano como habitante de la caverna, antes de tomar conciencia de lo que es la vida de luz, fuera de la caverna, y la enorme diferencia que sugiere este hecho.
Película recomendable para pasar un rato agradable, pero también para aquellas personas que les gusta además de visualizar, sentir o despertar inquietudes, y hacer preguntas propias que van más allá de las situaciones cotidianas.